Los rollos tienen la medida estándar de 0,53 m de ancho y 10,05 m de largo. Se divide el perímetro de la habitación por el ancho del rollo y se obtiene el número de tiras necesarias. Se divide, después, la longitud de un rollo por la altura de la pared y se logra el número de tiras que salen de cada rollo (añada 5 cm de más por cada tira si hay dibujos que casar). Divida la primera cifra por la segunda y sabrá cuántos rollos necesita. Si en la habitación se encuentran una o varias ventanas deberá sustraer simplemente su anchura del perímetro total.